Historia y evolución de las fajas

Las fajas han sido una prenda utilizada durante siglos en todo el mundo, tanto por razones prácticas como estéticas. Desde las primeras fajas de lino utilizadas por los egipcios hasta las modernas prendas de compresión utilizadas por los atletas de hoy en día, las fajas han evolucionado en su forma y función. En este artículo, exploraremos la historia y evolución de las fajas a lo largo de los siglos y cómo New Care Company ha adaptado la tecnología actual para proveer las mejores prendas:

Los romanos utilizaban fajas de cuero para proteger su cuerpo durante las batallas. Estas fajas se envolvían alrededor de la cintura y se ajustaban con hebillas. Además, los romanos también utilizaban fajas para realzar su figura y crear una silueta más estilizada.

La historia de las fajas se remonta a la antigua civilización egipcia, donde las fajas de lino se utilizaban para proteger los órganos internos durante el trabajo pesado y la lucha.

 

Estas fajas se envolvían alrededor de la cintura y se ajustaban con un nudo. También se cree que las fajas de lino se utilizaron con fines médicos para aliviar el dolor y la hinchazón.

Durante la Edad Media, las fajas experimentaron una evolución en su diseño y propósito. El uso de las fajas se hizo más prominente tanto en hombres como en mujeres. En los primeros años de la Edad Media, las fajas se utilizaban principalmente con propósitos prácticos, como mantener las prendas en su lugar o brindar soporte a la ropa pesada. A menudo estaban hechas de materiales robustos como cuero o tela.

 

A medida que avanzaba la Edad Media, las fajas adquirieron una función más decorativa y simbólica. Se llevaban como un accesorio de moda y como símbolo de estatus. 

 

Las fajas fabricadas con materiales lujosos como seda, terciopelo o brocado se adornaban con bordados intrincados, joyas o detalles de metal.

Las fajas renacentistas se fabricaban con materiales lujosos, como seda, terciopelo o brocado, y se decoraban con bordados elaborados, encajes y ribetes. También se agregaban joyas y apliques para aumentar su elegancia.

 

Además de su función estética, las fajas también cumplían un propósito práctico al sostener y asegurar las prendas de vestir, especialmente los vestidos voluminosos y con múltiples capas que eran populares en esa época.

 

Durante la época del siglo XIX, la silueta deseada era una cintura estrecha y una forma de reloj de arena, lo que llevó a la popularidad de las fajas estructuradas y rígidas.

 

En las primeras décadas del siglo XIX, las mujeres usaban corsés altos y apretados que se ajustaban al torso desde el busto hasta las caderas. Estos corsés se fabricaban con materiales como brocado, algodón o lino y se sujetaban con cintas o cordeles en la espalda. Su objetivo principal era lograr una cintura estrecha y una postura erguida.

 

A medida que avanzaba el siglo, los corsés comenzaron a adaptarse a las cambiantes modas y necesidades. Se introdujeron nuevos materiales como elásticos y ballenas de acero para proporcionar más flexibilidad y soporte. Los corsés se ajustaban con ganchos y ojales en la parte delantera, lo que facilitaba su colocación.

 

A mediados del siglo XIX, la moda victoriana popularizó el uso de crinolina, una estructura rígida en forma de jaula que se usaba debajo de las faldas para crear una silueta de gran amplitud. Las fajas se adaptaron a esta tendencia y se usaban para ajustar y asegurar la crinolina en su lugar.

Hacia finales del siglo XIX, las fajas evolucionaron hacia una forma más ligera y flexible, conocida como "corsé de cintura". Estos corsés se enfocaron en realzar la cintura y se diseñaron con materiales más suaves y elásticos. Se utilizaban cierres de gancho y ojal en la parte delantera o lateral para mayor comodidad.

 

Durante la década de 1920, las fajas se hicieron más ligeras y menos restrictivas, lo que reflejó la moda de la época, que era más cómoda y menos formal. Estas fajas eran simples y se ajustaban con un nudo o una hebilla.

Alejándose delas formas de control ajustadas y rígidas de décadas anteriores, como los corsés de huesos de metal de principios del siglo XX, la faja surgió por primera vez en la década de 1930. Inicialmente, era una faja de cuerpo completo con sostén, falda y ligas, todo en uno. Hacia finales de los años 30, se volvió más común tener un sostén y una faja separados. La faja fue un paso intermedio hacia la creación de ropa interior más cómoda para las mujeres, especialmente porque en esta época muchas mujeres empezarían a trabajar fuera del hogar.

La época de los años 50's se caracterizó por una estética más curvilínea y femenina, y las fajas se adaptaron para realzar y resaltar las formas naturales del cuerpo.

 

Durante los años 50, las fajas se volvieron más ajustadas y estructuradas para lograr una figura esbelta y definida. Surgieron las fajas de cintura alta, que se extendían hasta debajo del busto y ayudaban a crear una silueta de reloj de arena. Estas fajas también proporcionaban soporte adicional para la espalda y el abdomen.

Otra evolución importante fue la introducción de las fajas de control con paneles elásticos. Estas fajas utilizaban materiales elásticos y reforzados en áreas estratégicas para proporcionar un mayor control y remodelar la figura. Se enfocaron en suavizar y adelgazar la cintura, las caderas y los muslos.

 

Además, las fajas en los años 50 también se diseñaron con detalles más estéticos, como encajes, bordados y ribetes decorativos. La moda de la época promovía una imagen más glamorosa y femenina, y las fajas no eran solo funcionales, sino también elementos de moda y seducción.

En la década de 1960, las fajas comenzaron a perder popularidad a medida que la moda se volvía más informal y cómoda. Aunque las fajas todavía se utilizaban para ocasiones formales, como bodas y eventos de gala, se hicieron menos comunes en la vida cotidiana.

 

Durante los años 80, las fajas experimentaron un resurgimiento en popularidad, especialmente con la popularidad de la aeróbica y el fitness. Las fajas de compresión se convirtieron en una herramienta popular para los atletas y las personas que buscan tonificar y moldear su cuerpo.

En los años 80, las fajas comenzaron a estar hechas de materiales más livianos y transpirables, como la lycra y el spandex. Estos materiales permitían que las fajas fueran más cómodas y se adaptaran mejor al cuerpo. Además, los colores y patrones también se diversificaron, incluyendo estampados de animales, flores, lunares y rayas.

 

Las fajas de los años 80 se volvieron más sofisticadas en términos de diseño. Las fajas de la década de 1980 eran más elegantes y atractivas, con encajes y adornos que les daban un toque más femenino. Además, los diseños se centraron más en las zonas específicas del cuerpo, como las caderas, los muslos y los glúteos, lo que permitía dar forma a esas áreas específicas.

Durante los años 80, las fajas se convirtieron en una prenda de uso diario y no solo para ocasiones especiales. Muchas mujeres usaban fajas todos los días, como una forma de esculpir su figura y sentirse más seguras. También se empezaron a usar fajas para hacer ejercicio, con diseños específicos para soportar y dar forma al cuerpo durante la actividad física.

 

En los años 80, también hubo avances en la tecnología de las fajas, como la creación de fajas con costuras invisibles, que no se notaban debajo de la ropa ajustada. También se desarrollaron fajas con refuerzos adicionales en las áreas clave, como el abdomen y las caderas, para proporcionar una mayor compresión y soporte.

En los primeros años de la década de los 90's, las fajas todavía eran populares para crear una silueta delgada y definida. Sin embargo, con la popularización del estilo grunge y la ropa holgada, muchas personas comenzaron a abandonar las fajas en favor de un estilo de moda más relajado.

 

Para adaptarse a esta tendencia, algunas marcas de fajas comenzaron a producir prendas más ligeras y flexibles a finales de la década, como las prendas de compresión hechas de materiales como el spandex. Estas prendas eran más cómodas de usar durante todo el día y se ajustaban mejor a la ropa de la década.

En los años 2000's hubo una evolución exponencial en las tecnologias de los materiales utilizados en las prendas, enfocados siempre en la comodidad del usuario, siendo estos cada vez mas delgados y sutiles. 

 

En la actualidad, las fajas se utilizan para una variedad de propósitos, desde realzar la figura y mejorar la postura hasta proporcionar apoyo y compresión durante el ejercicio físico. Las fajas modernas están hechas con materiales de alta tecnología como el neopreno, el spandex, latex, mallas delicadas de compresión y materiales flexibles y fuertes como el powernet. Además, las fajas están disponibles en una variedad de estilos, incluyendo fajas de cuerpo completo, fajas de cintura alta, fajas de muslo y fajas de cintura baja.

El empoderamiento femenino de los años 2000 ha influido en el uso de las fajas de varias maneras. En primer lugar, las mujeres están más conscientes de la importancia de sentirse cómodas y seguras en su cuerpo, independientemente de su forma o tamaño. Como resultado, muchas mujeres ven el uso de las fajas como una elección personal y no como una obligación impuesta por la sociedad.

Además, el empoderamiento femenino ha llevado a una mayor aceptación de la diversidad corporal y la belleza natural. Las mujeres ahora valoran su individualidad y buscan resaltar sus características únicas en lugar de conformarse a estándares de belleza restrictivos. Es por ello que el objetivo principal de New Care Company es proveer a todos una mayor variedad en los diseños de las fajas, incluyendo opciones para diferentes tipos de cuerpo y preferencias personales.

También es importante destacar que, aunque algunas mujeres aún utilizan las fajas para lograr una apariencia más delgada o para ajustarse a ciertos estándares de belleza, muchas mujeres las utilizan como herramienta para mejorar su postura, aliviar dolores de espalda (sólo las ortopédicas) y ayudar con la recuperación después de una cirugía.

AGENDA UNA CITA!